Un testament

Saint Etienne de Baïgorry

Recherche et texte de Marcos Cantera Carlomagno

Arnaud Broca nació en Bonnut el 10 de diciembre de 1743. En torno a 1770 emigró a Baïgorry y comenzó a trabajar como jardinero en el castillo de Echaux. El 18 de febrero de 1775 se casó, en Bonnut, con Marie Galin. Los Broca y los Galin estaban emparentados y fue necesario un permiso del obispo de Dax. Luego de la boda, la pareja se estableció en la vivienda del jardinero en el castillo de Echaux.

Un año más tarde nació Bernard, con el vicomte Bernard Caupenne d’Echaux como padrino. Luego fue el turno de Francois y en marzo de 1779 nació Marie. Un año más tarde, el 13 de octubre de 1780 vino al mundo Marguerite, cuya madrina fue la vicomtesse Marguerite Caupenne. 

Luego, se desencadenó la tragedia. Marie Galin murió a los 35 años antes de terminar octubre. Arnaud quedó solo con cuatro hijos, de los cuales una tenía un año y la otra dos semanas. Apareció así en escena Marie Barrou, con quien Arnaud se casó, pero la pareja no tuvo hijos. Imagino que Arnaud estaba preocupado por lo que podía pasar con su familia si él moría, así que el 26 de junio de 1788 fue a la casa de Michel Etcheverry para redactar su testamento. A los 43 años, se encontraba « en perfecto estado » en todo sentido, anotó el notario. Es obvio que el motivo de hacer su testamento era prevenir lo que podría suceder, solucionar eventuales problemas, anticiparse a los hechos.

Arnaud legó dinero, sábanas, servilletas y otras cosas a sus tres hijos menores, instituyó a Bernard como heredero y estableció que Marie Barrou recibiría una renta vitalicia de 45 livres, derecho a usar la misma cocina y el mismo fuego que el heredero, derecho a seguir usando el dormitorio que ella había compartido con el difunto y también otras cosas de la casa que Arnaud no había legado en forma específica a sus hijos. Pero Marie debía asistir « lealmente » a Bernard hasta que éste cumpliese 30 años.

Era posible, y Arnaud debía tener indicios de ello, que la relación entre la viuda y el hijo mayor fuese mala. Que hubiese discusiones y voces altas. Por eso dejó claro que si ambos no podían vivir bajo el mismo techo, Bernard debía alquilar « un foyer y una habitación » para que la viuda viviese allí. Aunque había una cláusula decisiva: si Marie elegía volver a casarse, su herencia quedaría para Bernard.

Pero nada de todo esto, planificado durante largo tiempo mientras cuidaba las plantas del castillo, salió como Arnaud sospechaba. Francois, Marguerite y « la candidata a viuda » Marie Barrou murieron y el jardinero continuó vivo. Y de hecho, no murió hasta los 80 años, el 14 de noviembre de 1824.

Bernard, que era tisserand, se casó con Marie Douspoux, heredera, y se mudó a su casa. Fue padre de cuatro hijos. Marie, costurera de profesión, se quedó con su padre en la casa natal, la Maison Cubialde. A los 33 años se casó con Jean Brocq, de Jurancon y jardinero como su suegro. Los puedo ver discutiendo los detalles de la boda entre los rosales de Jeanne Marie Marguerite y Marthe Olimpe Caupenne d’Echaux. En julio de 1813, cuando Marie Broca y Jean Brocq fueron padres de Marguerite, con la misma madrina de la otra Margarita, vivían « dans la petite maison du jardin de Madame la Comtesse ». Un dato por demás poético…

Marie y Jean envejecieron en la Maison Cubialde, que finalmente Marie heredó. Ella murió a los 80 años, « a las siete y media de la tarde » de Nochebuena de 1858, él seis meses después. El hermano Bernard vivió cinco años más. Murió el 10 de noviembre de 1863 a los 88 años.

El testamento de Arnaud Broca es un magnífico ejemplo de un intento racional, planificado en sus más mínimos detalles, cuyo objetivo era evitar la desgracia de los hijos que podía dejar huérfanos. Y todo salió de otra manera…

Voilà la petite histoire de Arnaud y su familia. A mí me encantó. Y a tí?

Laisser un commentaire

Votre adresse e-mail ne sera pas publiée.