Etchandy Jean

Mauléon

Récit généreusement offert par Hugo Etchandy d’Uruguay

 

Hace más de cincuenta años (1965-66) yo era un niño y estaba enfermo en cama. Un domingo de tarde mis padres debieron viajar a algún sitio, y pidieron a mi abuelo Armando Etchandy Massimino que se quedara conmigo. Allí surgió una conversación y el breve relato que me hizo acerca de su padre y sus abuelos: su abuelo era francés y vivía en Montevideo; las dificultades económicas llevaron al matrimonio de éste (Jean Etchandy) con Feliciana Urtizberea (española) a re-emigrar a Francia. Llevaron con ellos a sus hijos, el menor de ellos nuestro bisabuelo Sebastián con menos de un año de edad, nacido en Uruguay.

Años después, siempre según aquel relato, siendo muy jóvenes y para eludir el servicio militar, Sebastián y dos de sus hermanos escaparon a España a través de una frontera que les era plenamente conocida, y de allí al Uruguay. Ese pleno conocimiento de la frontera pirenaica derivaba, según el relato de Armando, del oficio de sastres vascos que ejercían tanto ellos como su padre Jean, y que los había obligado durante su niñez y adolescencia a entregar trajes y trabajos a uno y otro lado de aquella frontera.

Aquel relato quedó siempre en mi memoria, pero sin ningún documento que lo pudiese verificar, ni otras personas o familiares que conocieran el tema y con quienes conversarlo. Mucho me pregunté acerca de la veracidad de aquello. También me preguntaba: ¿ porqué al Uruguay? No lo supe entonces, pero después de haber un poco “armado” la historia de los Etchandy, puedo casi asegurar que tanto aquellos hermanos como sus padres siguieron vinculados con una numerosa familia “oriental”, que habían dejado atrás, hace más de ciento cincuenta años, al re-emigrar a Francia.

Cuando murió mi abuela Margarita Labeque de Etchandy, de acuerdo a su voluntad y debido a ser su primer nieto que obtenía un título profesional, el escritorio que había sido de mi abuelo pasó a mis manos. Un juego de escritorio de roble, con su mesa, su silla y un armario con su contenido. Allí encontré las partidas de nacimiento de alguno de los hermanos Etchandy Massimino, así como la partida que documentaba el matrimonio de sus padres, con los antecedentes genealógicos habituales en tales certificaciones. Pude conocer los nombres y los apellidos maternos de los abuelos de mi abuelo: Jean Etchandy “Bengarat” o “Besengat” y Josefa Urtizberea “Berroa o Beroa”. Bengarat resultó ser una deformación de Bedecarratz, que era el verdadero apellido materno de Jean, el padre de Sebastián. De esos documentos también surgió el lugar de Francia donde estaban radicados Jean y Feliciana: Mauleon-Licharre, Basses Pyreneés, en la época (finales del siglo XIX) del matrimonio de su hijo Sebastián y del nacimiento de sus nietos Etchandy-Massimino.

La foto es del año 1953. Mis padres recién casados en la « estancia » de mi abuelo, Armando Etchandy Massimino. De izquierda a derecha mi abuelo, mi padre Hugo Etchandy Labeque, mi abuela Margarita Labeque Negrón (su familia originaria de Magescq), Raquel Antelo (esposa de mi tío Walter Etchandy Labeque), y mi madre Blanca Ortiz Sacchi.
Tiempo después de haberme vuelto a radicar en Trinidad (1986) para ejercer como cirujano, Jorge Tourreilles, administrador de la Asociación Médica de Flores viajó a Francia acompañando a su hijo a un torneo de pelota vasca. A su regreso me contó que uno de los sponsors de la competencia era “Etchandy Espadrilles”. También en esos años Jorge Etchandy Camacho viajó a Francia y a Mauleon donde intentó verse con Charles Etchandy, titular de la empresa de calzado que fabricaba aquellas “zapatillas” y radicado allí, pero no pudo concretar ese encuentro. Todo esto avivó mi interés acerca de los potenciales familiares franceses, presentes y pasados.

En 2010 Carina y yo viajamos a Europa y a Francia con nuestros amigos Guillermo Istebot y su esposa Mónica Oholeguy. Las dos hermanas del padre (todos franceses) de Guillermo viven en el sur-oeste de Francia, una en Saint Jean de Luz y la otra en Salies de Bearn. Fueron, junto a la hija de una de ellas, Chantal Laclau, magnificas anfitrionas. Con ella, más la hermana de Mónica, Cristina Oholeguy y su esposo Rudigger Von Sanden con quienes coincidimos allí, (estaban viajando por Europa en auto), conocimos Mauleon y recorrimos su entorno rural. No pudimos acceder a su registro de l’etat civil pues por alguna causa ese día estaba cerrado, lo que sí pudimos hacer en algunas comunas vecinas. En sus registros civiles encontramos varios Etchandy y Oholeguy pero sin poder establecer ninguna relación con nosotros.

El avance de Internet hizo posible el acceso a muchos documentos antes reservados sólo a quienes pudieran obtener físicamente los mismos. En octubre de 2010 (ya había viajado a Europa y regresado), encontré en internet la lista de Christiane Bidot-Naude, una genealogista francesa interesada en la emigración vasco-francesa al Rio de la Plata. En su lista aparecía un nombre: Jean Etchandy, y una fecha: 21 de octubre de 1857. Creyendo que podría tratarse del Jean Etchandy padre de nuestro bisabuelo Sebastián le escribí el siguiente e-mail:

Nombre y apellidos: hugo etchandy
Asunto: Consulta Lista de Christiane
Mensaje :
Quisiera recibir más información de JEAN ETCHANDY, FECHA:21 10 1857; ORIGEN: MONTEVIDEO; BASE DE DATOS: SERIE R. ¿DONDE NACIO? ¿ERA SU MADRE GRACIANA « BESENGAT »? ¿ERA SU MUJER FELICIANA URTIZVEREA? ¿REGRESÓ A FRANCIA EN ESA FECHA DE 1857? ¿CON VARIOS HIJOS? ¿UNO DE ELLOS SEBASTIAN ANDRES?

Me respondió rápidamente, creo que el mismo día:

“Aqui te mando el registro militar de jean ETCHANDY nacido en Montevideo en 1857, su padre era Jean y su madre Felicianne URTIZBEREA.
El nacio en Montevideo pero los padres volvieron a Francia en el pueblo de Mauléon, donde vivian en 1877 cuando hicieron el registro militar.
De Sebastian Andres no veo nada pero conozco un Etchandy de Bayonne quien sabe mas sobre la familia.
Le mando tu mail
Cordial saludo
Christiane BIDOT-NAUDE
(Bayonne)”

¡Buenísimo! Esta información no respondía a todas mis interrogantes, pero sí a muchas de ellas. No era el padre, sino un hermano de Sebastián. Comprobaba la real existencia del matrimonio Etchandy Urtizberea, su presencia en Montevideo y su retorno a Francia, así como la existencia de ese hermano. Pero no la de él mismo. Confirmaba por primera vez el relato que me había hecho mi abuelo. Pero quería saber más, y persistí en mis búsquedas en la web. Así, un día encontré on line (no se ni cómo) “les Archives diplomatiques de Nantes”. Allí se acopian todos los documentos generados en las legaciones francesas por todo el mundo a lo largo de la historia. En sus registros consulares se asentaban (entre otros muchos documentos) los arribos de ciudadanos franceses a una ciudad o un país. Encontré los correspondientes a Montevideo. Están ordenados por año, pero no tienen índice. Pensé que tal vez en esos registros encontraría algún dato de mi bisabuelo Sebastián. Pero; ¿cuándo buscar?; ¿cuándo había venido?; ¿había llegado a Montevideo o a Buenos Aires, o a otra ciudad de América?; y más inquietante aún; si había salido clandestinamente de Francia ¿se podría haber presentado en la legación francesa al arribar a Montevideo?

Comencé a buscar con bastante escepticismo. No recuerdo por cual año empecé, asumiendo que Sebastián habría nacido alrededor de 1860 y que tendría a lo sumo veinte años. Pero me propuse buscar exhaustivamente, leyendo renglón por renglón aquellos libros; ¡ardua tarea! Renglón tras renglón; página tras página; libro tras libro… No encontraba nada… Dudé acerca de la real existencia de ese inmigrante. Me preguntaba ¿es que habría sido realmente un francés con ese apellido, o por el contrario un convicto expatriado que había adoptado un apellido ajeno al llegar a Montevideo? … tal el tenor de mis dudas. Pese a ellas, continué buscando. Miles de registros… De esa forma llegué (¡eureka!) a los benditos registros números 13.661, 13.662 y 13.663, referidos a los hermanos Etchandy: Michel nacido en febrero de 1856, Jean nacido el 21 de octubre de 1857, y André Sebastién, mi bisabuelo, nacido el 15 de noviembre de 1861 (según otro documento, nació el 30 de noviembre de 1860).

Mi alegría fue inmensa. No sólo comprobaba el relato de mi abuelo al pie de la letra. Supe los nombres de los tres hermanos Etchandy Urtizberea y sus edades. Confirmé que procedían de Mauleon, y también apareció por primera vez la trascendente Ordiarp, como el lugar de procedencia de Michel, el mayor de los tres, con toda seguridad porque ya trabajaba en el “caserío” familiar.

Ordiarp, (en euskera Urdiñarbe) es un “pueblito” y una comuna vecina a Mauleon en la cual está (lo supe después) la Maison D’Etchandy, “caserío” (baserri), vivienda y “fundo” familiar vasco donde durante siglos y hasta hoy nacieron, vivieron y murieron muchas generaciones de Etchandy, ignoro desde cuándo. (La fracción y sus edificaciones, en pie hasta el presente, están perfectamente identificadas bajo el acápite “Etchandy” en el catastro napoleónico de 1810). Dentro de la comuna de Ordiarp se localiza en el arrondissement del Garraybie, que toma su nombre del río que lo riega.

El primer antepasado directo del que tengo constancia y existe una documentación veraz (registro de matrimonio) fue Jean Etchandy. Contrajo matrimonio en ese baserri “Etchandy” de Ordiarp con Marie Carricaburu D’Alçay en 1750, por lo que debe haber nacido allí entre 1710 y 1730, alrededor de trescientos años atrás. En 1752 nació en ese lugar el segundo de nuestros antepasados directos del cual tengo no sólo constancia sino el documento de su nacimiento; Michel Etchandy Carricaburu, bisabuelo de Sebastián Andrés (o André Sebastién) Etchandy Urtizberea, quien fue a su vez mi bisabueloy el abuelo de Sebastián.

Jean Etchandy Etchecopar emigró a nuestro país con más de sesenta años, después de haber enviudado de Engrace Bedecarratz (nuestra tátara-tátara-abuela), y haber engendrado con ella al menos cuatro hijos. Uno de sus hijos, Jean Etchandy Bedecarratz, nuestro tátara-abuelo, emigró con él y muy probablemente se casó con Felicianne Urtizberea aquí. La segunda esposa de Jean Etchandy Etchecopar, Isabel Olhaberry, también emigró a nuestro país con varios hijos, hermanos por padre de nuestro tátara-abuelo. Esa familia Etchandy Olhaberry tiene numerosa descendencia en nuestro país, Uruguay, lo cual es todo un tema a investigar.

 

Laisser un commentaire

Votre adresse de messagerie ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *

*

Vous pouvez utiliser ces balises et attributs HTML : <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>